Lo que está claro es que ninguna empresa, incluso ningún gobierno, esperaban que se produjera una crisis sanitaria a nivel mundial. Es por ello que tuvieron que digitalizarse prácticamente en un tiempo récord, y aparecieron nuevos perfiles profesionales que tienen que ver con el espacio digital.

Aunque según el portal de empleo Infojobs la mayoría de empresas pequeñas en España siguen demandando perfiles muy convencionales, “el 36% de las compañías buscan perfiles más tecnológicos para adaptar las empresas a la realidad digital” afirma Mónica Pérez, directora de comunicación de Infojobs (Meneses, N., 2021). 

La pandemia mundial causada por el coronavirus, ha puesto sobre la mesa otras formas de trabajar que muy pocas empresas habían valorado implementar en ellas. La flexibilidad es una de las formas que más se está llevando actualmente, facilitando jornadas en las que se pueden compaginar la actividad presencial con el teletrabajo (por ejemplo, tres días acudiendo a la oficina, y dos trabajando desde casa). Según los expertos, este tipo de modalidades laborales van a darse progresivamente, cada vez más. 

 

La digitalización sigue haciendo falta para muchas empresas

Los meses de confinamiento que vivimos en marzo, y que quizá podamos volver a vivir nuevamente, hicieron que muchas empresas tuvieran que reinventarse. Aquellos negocios que han sabido adoptar modelos digitales son los que están sobreviviendo. El comercio electrónico ha despuntado durante el 2020, y se prevé que sea igual durante los próximos años. Se ve claramente que los sectores más afectados han sido el turismo y la hostelería, prácticamente porque es más difícil implementar modelos digitales en ellos. 

 

¿Qué habilidades profesionales presenta el futuro? 

Según informes realizados por el Foro Económico Mundial, “85 millones de puestos de trabajo pueden verse desplazados en los próximos años” por los cambios surgidos a raíz de la pandemia, aunque también “pueden surgir 97 millones de nuevos puestos adaptados a la nueva realidad laboral” (Meneses, N., 2021). 

En un contexto como el actual, surge la necesidad de una actualización profesional constante, adquisición de nuevas capacidades y competencias que sirvan, sobre todo, para adaptarse a los cambios. Estos cambios han venido por cualquier lado, desde las herramientas de trabajo (Zoom, WhatsApp, Skype, Teams, …) hasta las formas de trabajo de las que hablábamos antes.