La pandemia originada por la Covid-19 ha marcado un antes y un después para numerosos sectores. Algunos se han visto obligados a cambiar y adaptar su forma de trabajar, y uno de los más afectados ha sido el sector de los eventos.

El mundo de los eventos se ha tenido que adaptar a un nuevo paradigma marcado por una pandemia a nivel global, y ha tenido que hacerlo rápido.

Por ejemplo, la utilización de espacios polivalentes como grandes estadios, polideportivos, zonas al aire libre, etc. para garantizar a los asistentes, aparte de un gran espacio, un lugar donde puedan darse adecuadamente todas las medidas de seguridad necesarias, cumpliendo así con los protocolos sanitarios. Las empresas organizadoras de eventos ya no solo deben fijarse en el mejor lugar para la puesta en marcha, sino un espacio que permita el cumplimiento de estas medidas.

Los eventos a través de internet se han puesto de moda durante el 2020, y también en el nuevo 2021. A pesar de que hay muchas ganas de volver a los eventos presenciales, es cierto que las plataformas digitales y las nuevas tecnologías han permitido celebrar eventos cuando todo se encontraba al borde del abismo. Gracias a los avances tecnológico, las empresas organizadoras de eventos disponen de gran cantidad de herramientas para realizar eventos online. Además, puede conseguirse una mayor interacción y se ofrecen contenidos mucho más específicos.

Aparte del mundo online, se ha detectado una gran oportunidad en la realización de eventos híbridos, es decir, aquellos que mezclan lo bueno de internet, y lo bueno de la actividad presencial. Este tipo de evento es uno de los más empleados actualmente, ya que permiten una reducción de aforo evidente para la parte presencial, y todas las ventajas que ofrece el evento online.

Marcar la diferencia en un evento siempre ha sido importante, pero ahora más, si cabe. Los asistentes a cualquier evento buscan calidad, contenidos de valor y relevancia para su persona o empresa. Es por esto que a través del contenido del propio evento puede marcarse la diferencia respecto a otros eventos y acontecimientos importantes.