Los expertos sanitarios coinciden en que esa denominada “nueva normalidad”, aunque muchos se hayan empeñado en que tenía que llegar antes de tiempo, llegará a partir del verano de 2021 o incluso algo más tarde. 

Una de las cosas que más importan en pleno repunte de la pandemia actual, son las posibilidades de trabajo, lugares para desempeñarlo, etc. Siguiendo con esto, los espacios de coworking (aquellos espacios de trabajo compartido donde diferentes empresas y profesionales llevan a cabo su actividad) seguían creciendo por España, con un parón grande a partir de marzo de 2020, como cualquier otra empresa que ofrezca productos o servicios. 

Numerosos entendidos en espacios de trabajo afirman que la mayoría de empresas propietarias de coworking, más los profesionales que trabajan en ellos, viven con cierta tranquilidad su futuro laboral (en cuanto al propio coworking, no en su facturación). Esto se debe principalmente a que el teletrabajo fomenta el uso de espacios colaborativos como el coworking. 

Ya desde antes que surgiera la pandemia mundial, los espacios de coworking se estaban adaptando a las necesidades de tantas empresas y profesionales que optan por utilizar estos espacios de trabajo colaborativo para llevar a cabo sus funciones profesionales. Estaban optando por espacios más amplios, con más zonas comunes, servicios, etc. 

El éxito del coworking radica en que el espacio físico de una determinada empresa o profesional, no debe generar demasiada distracción, para que esa empresa o profesional se dedique 100% a su negocio, que al fin y al cabo es su activo y de donde realmente saca beneficio.