Cada persona define la palabra Networking según sus experiencias, pero hay un consenso que hace referencia a relacionarse y conectar personas o profesionales. Ampliamos este término como el arte de establecer relaciones interpersonales a través de eventos o redes profesionales. 

Se desarrolla, entonces, en un contexto laboral y su objetivo principal es establecer una relación entre personas para poder desembocar en vender o comprar, contratar o ser contratado, invertir en una determinada acción o cualquier transacción económica.

Congresos, eventos empresariales, convenciones, desayunos de trabajo, etc. siempre han sido los lugares idóneos para hacer networking. Pero ahora en un momento descrito por el coronavirus, ¿cómo llevamos a cabo un networking sumado a un distanciamiento social? 

 

Lo primero de todo: cómo detectar un contacto real con valor. 

Todas las personas y profesionales que adquiramos como contactos ya son en sí mismos contactos de valor, en tanto pueden aportarnos relaciones enriquecedoras a nivel laboral, aunque a priori quizá no lo parezca. 

Bien es cierto que la relación con determinados perfiles profesionales podría maximizar nuestras posibilidades de alcanzar un determinado objetivo o ratio profesional, y es precisamente a esos profesionales a los que se denomina contactos de valor: aquellos susceptibles de darnos una oportunidad profesional. 

      • Personas responsables de un departamento o área concreta. 
      • Técnicos que forman parte de un departamento. 
      • Personas o profesionales con capacidad de decisión en una empresa. 

Pero, ¡cuidado! Nunca debemos menospreciar a los contactos satélites de esos contactos de valor. Los satélites son personas cercanas o asistentes a la persona idónea que estamos buscando, y pueden presentarnos a ese contacto o abrirnos las puertas a una posible relación. 

Por ejemplo, para una búsqueda de empleo en un determinado sector, el contacto de valor más obvio sería el puesto jerárquico más alto del área de Recursos Humanos. ¿El Director de Recursos Humanos, por ejemplo? Quizá en este sentido sea mejor establecer una relación con el contacto satélite. 

¿El Director de RR.HH. estará disponible para tener una reunión con nosotros? Posiblemente no. Y por ello será más fácil contactar con un técnico de selección, mano derecha del Director de RR.HH. (establecemos aquí contacto de valor, y contacto satélite). En este ejemplo, esos técnicos de selección son los que hablan y establecen relaciones con los candidatos al puesto, y los que realmente tendrán la capacidad de contratarte o no.