Hay quienes siempre han preferido trabajar desde casa, y ahora está más a la orden del día que nunca. Pero, como todo, tiene su pros y sus contras. Uno de los principales contras de trabajar desde casa es la mayor capacidad que tenemos para distraernos con cualquier cosa… ¿y cómo se pueden evitar? 

La revolución tecnológica ha permitido para muchos una vida sin horarios, sin desplazamientos, atascos y otras muchas cosas que conllevan el trabajar presencialmente en una oficina. Además, ha hecho posible elegir cuándo y desde dónde trabajar. 

Trabajar desde casa tiene enormes ventajas, pero no todo es bueno. Las distracciones son un gran problema si no las sabes gestionar de una manera determinada. La libertad que tienes al trabajar desde casa es la mejor ventaja, el poder dar prioridad a lo que quieres en cada momento; pero es un arma de doble filo. 

El simple hecho de poder elegir en cada momento qué hacer es también algo peligroso, y para ello es necesaria una disciplina enorme para poder llevar el teletrabajo al siguiente nivel. Las continuas distracciones puede hacer que te vuelvas una persona poco productiva, y que al final de la jornada laboral (aunque sea desde casa) pienses: “pero si no he hecho nada…”. 

Para ser lo más productivo posible, y que la jornada de teletrabajo de sus frutos como los daba presencialmente en la oficina, debemos evitar las siguientes distracciones: 

Cuidado con el móvil e internet 

Hoy día nos encontramos hiperconectados prácticamente las 24 horas del día, y esto es una distracción enorme. Si trabajas con un ordenador y no pones límites, las redes sociales, el correo electrónico, imágenes u otras cosas son auténticas fuentes de distracción. 

Estar mirando una determinada página web, y de repente ver una noticia interesante, ir a otra página, y al final no acordarte de qué querías hacer es algo que te ha pasado, ¿verdad? Tienes que evitar que cualquier notificación desvíe tu atención, incluidas las famosas de WhatsApp, Facebook, Instagram… o cualquier red social. 

Las personas con las que vives tienen que saber que estás trabajando

Es un tema delicado, pero hay muchas personas (también las que viven contigo) que no llegan a entender realmente el término teletrabajo. Y es que estás trabajando. Sí, desde casa, pero trabajando. Además, parece que como estás en casa puedes estar disponible para cualquier cosa… pero es como si estuvieras en la oficina. 

Está demostrado que no es productivo trabajar con ruidos, televisores encendidos o cualquier otro estímulo que te haga desconectar de lo que estás haciendo. Es necesario estar concentrado para poder trabajar, y no estar siendo interrumpido constantemente. La concentración es vital para cualquier trabajo, y más si es desde casa (que ya se producen distracciones normalmente), más. 

Tus distracciones también hay que neutralizarlas

El estar en casa sin un jefe detrás es realmente algo tentador e incluso peligroso. A veces, las distracciones pasan por la mente y hacen que pierdas el tiempo… si no tienes disciplina con ello. Somos personas y reaccionamos ante estímulos, pero debemos gestionar adecuadamente todas esas distracciones que nos acechan cada día mientras teletrabajamos. 

Entonces… ¿qué puedo hacer para evitar todas estas distracciones que me impiden ser productivo teletrabajando? 

Lo primero de todo, es importante tener todas las distracciones bien identificadas. Tienes que entender que eso que te distrae es realmente una interrupción cuando la tienes delante. Una vez que sabemos que estamos ante una interrupción, ya podemos ponerle una solución acorde al problema. 

Se recomienda cerrar todas las páginas del navegador de internet antes de empezar a trabajar, para no tener posibles distracciones. También con las redes sociales, desactivando las notificaciones para que así no aparezcan constantemente en la pantalla principal de tu teléfono móvil obligándote a consultarlas nada más lleguen. 

Respecto al lugar de trabajo, es recomendable establecer una rutina diaria y marcar una serie de horarios que las personas con las que convives, conozcan. Debemos elegir, en primer lugar, el lugar de casa en el que vamos a trabajar. Se recomienda un lugar tranquilo, sin interrupciones: una habitación o un despacho. 

 

Estas son las principales distracciones del teletrabajo, ¿nos puedes contar alguna más?