El Valor Añadido comienza por la diferenciación.

Muchas organizaciones no disponen de un responsable ó un departamento de FM con la cualificación necesaria. En ocasiones esta función es desarrollada por departamentos que la consideran una “comodity” y la utilizan como palanca para sus propios objetivos (RRHH, Finanzas, Compras). Con un enfoque más profesional e independiente se consigue marcar la diferencia, de forma que a través de la integración con estas actividades se podrá aportar valor real a la organización y la cuenta de resultados.

 

 

El Valor Añadido tiene que ver con la percepción de los diferentes grupos de interés y la relación de FM con estos.

No importa dónde esté situado FM dentro de una organización, éste está sumergido en una complicada red de relaciones, cada una con diferente percepción de nuestra función. Estos grupos de interés los podemos simplificar en 3 niveles: usuarios, departamentos  y la organización (el Comité de Dirección). Por tanto, es importante tener en cuenta los intereses de estos diferentes grupos de interés y sus distintas percepciones.

 

Esto implica que podemos considerar FM como una disciplina de gestión relacional, el valor percibido sólo puede existir y ser producido en el ámbito de una red específica de relaciones. Por tanto el valor de FM tiene un punto de subjetividad que depende de la percepción de los usuarios y clientes.

 

 

El Valor Añadido debe de poder medir su contribución a la organización.

Debemos fijar la mirada en el objetivo final de nuestra misión que es aportar valor a la organización. Desde ese momento aparecerán en nuestros cuadros de mando, indicadores relacionados con los objetivos de la organización en lugar del típico coste por m2.

 

 

El concepto del Valor Añadido, partiendo de su integración con la estrategia de la empresa, ha de llegar también al plano operativo.

El discurso a nivel estratégico es fundamental para el posicionamiento de FM en la empresa, pero debe calar también a los niveles táctico y  operativo para evitar que el foco de estos niveles se centre solamente en los costes.

 

Gonzalo Montoya. Proinava