El Ayuntamiento de Fuenlabrada retrasa un mes el pago del IBI que en vez de iniciarse el 1 de junio como estaba previsto, comenzará a partir del 1 de julio.

Ésta es tan solo una de las muchas medidas de flexibilización fiscal que se han adoptado durante la crisis sanitaria provocada por el COVID-19

El Ayuntamiento de la localidad de Fuenlabrada ha tomado la decisión de retrasar los pagos del Impuesto de Bienes Inmbuebles (IBI). El periodo para abonar dicho pago comenzaba el próximo 1 de junio y se ha retrasado hasta el 1 de julio, dentro del marcos de las medidas fiscales adoptadas para poder afrontar el enorme impacto económico y social provocado por la crisis sanitaria. El objetivo principal de estas suspensión es perder ayudar a las familias, a les empresas y autónomos de la ciudad.
El IBI estaba previsto para abonar en las fechas del 1 de junio hasta el 31 de julio y con esta nueva medida pasa a ser desde el 1 de julio hasta el 31 de agosto. Con esta modificación el Gobierno municipal pretender facilitar la liquidez económica tanto a los vecinos de la localidad como a todo el tejido empresarial y autónomo de la ciudad.

Además del retraso en el pago del IBI, el pasado mes de marzo también se amplió el pago voluntario del Impuesto de Vehículos del 30 de abril al 1 de junio para así poder ayudar a la ciudadania en el cumplimiento de las obligaciones fiscales. Todas las medidas lanzadas por el Ayuntamiento son para poder hacer frente al nuevo escenario que se ha generado por la crisis del coronavirus.

Son muchas las reuniones con distintos grupos municipales, agentes sociales, asociaciones empresariales etc, que se han llevado a cabo por parte del Gobierno municipal desde que comenzó la crisis sanitaria. Todas las reuniones con un fin común, poder diseñar un Plan de Impulso de la Reactivación Económica en donde se incluyen todas las medidas que se han adoptado para poder ayudar a las empresas y autónomos, acciones de promoción a pequeños negocios que se han visto superados por la situación, mejora de infraestructuras, etc, además de todas las ayudas de flexibilización fiscal por el Ayuntamiento para ayudar a los grupos más vulnerables.